Semana Sostenible

Especiales Semana Sostenible:
Voladuras: una cruda
arma de guerra

Derrame de pétroleo

Voladuras:
una cruda
arma de guerra

En la última década los cinco oleductos para el transporte de petróleo con los que cuenta Ecopetrol en el país han sido volados 1.009 veces. Según la empresa, tan solo el oleoducto Caño Limón-Coveñas ha sufrido más de 1.500 atentados terroristas en 33 años. Esto ha generado el derrame de cerca de 3,7 millones de barriles de crudo en suelos, quebradas y ríos.

De un momento a otro una inmensa mancha de petróleo comenzó a esparcirse por todo el caudal del río Catatumbo. Peces muertos a las orillas y circulando por el agua mezclada con crudo, empezaron a aparecer en cuestión de horas. La catástrofe ambiental se hizo evidente. El atentado realizado al oleoducto Caño Limón-Coveñas (OCC), en la vereda Llana Baja del municipio de Teorama (Norte de Santander), volvió a impactar a la naturaleza, esa víctima, que indefensa, simplemente soporta en silencio.

Los resultados: 117 kilómetros del río contaminado, 5.000 habitantes afectados en tres corregimientos (San Pablo, El Aserrío y La Gabarra) y 85 especies de animales, entre peces, mamíferos, anfibios y reptiles en riesgo.

Pero este no ha sido el único atentado que el medio ambiente ha sufrido. Desde la entrada en operación, hace 33 años, el OCC ha sido volado más de 1.500 veces, situación que ha generado el derrame de aproximadamente 3,7 millones de barriles de petróleo en suelos, quebradas y ríos de los siete departamentos que atraviesa esta estructura (Arauca, Boyacá, Norte de Santander, Cesar, Magdalena, Bolívar y Sucre).

Cifra parecida a la que maneja la Asociación Colombiana de Petróleo que ha señalado que en las últimas tres décadas se han derramado 4,1 millones de barriles de crudo por ataques a la infraestructura petroera. Según esa entidad, entre 2002 y 2015, 9,3 millones de barriles fueron robados de los oleoductos del país, de los cuales 6,5 millones terminaron vertidos sobre ecosistemas naturales.

Entre tanto, en los últimos 10 años, los cinco oleoductos para el transporte de petróleo con los que cuenta Ecopetrol en el país, han sido dinamitados en 1.009 ocasiones, siendo Norte de Santander, Arauca, Nariño y Putumayo las regiones más afectadas.

La ruptura de las tuberías produce en la vegetación una reducción en los procesos de transpiración, respiración, fotosíntesis y reproducción, al igual que graves impactos a los animales. A las aves que son alcanzadas por el hidrocarburo, por ejemplo, se les pega el crudo en las alas y no pueden volar. Esto conlleva a que no puedan conseguir alimento ni abrigo, por lo que sus vidas se ponen en riesgo.

De otro lado, a los mamíferos, el petróleo se les pega en la piel y puede llegar a su sistema circulatorio, a través de las mucosas, lo que les genera daños irreversibles. Sin embargo, estas afecciones también las pueden adquirir al ingerir alimento contaminado.

A los peces, el crudo les cubre la piel y las branquias, razón por la cual pueden morir por asfixia.

Las explosiones o incendios que se presentan cuando se atenta contra los ductos, ocasiona emisiones como material particulado, dióxido de carbono y nitrógeno que terminan reduciendo la calidad del aire y contaminando la atmósfera. De igual forma, en el agua el petróleo obstaculiza el paso de la luz solar necesaria para las cadenas de la fotosíntesis por parte del fitoplancton, y reduce la calidad físico-química del afluente al disminuir su nivel de oxígeno. Este último factor representa un riesgo para algunas especies presentes en el cuerpo de agua.

En el 2018, los ataques contra el Oleoducto Caño Limón-Coveñas afectaron más de 65.000 metros cuadrados de suelo y cerca de 40.500 metros de cuerpos de agua. En el periodo comprendido entre 2009 y 2017, el 2013 fue el año en el que se registraron más derrames a los ecosistemas, tras los 233 atentados que se produjeron, con cerca de 247.000 barriles regados.

Las voladuras también representan millonarias inversiones en cuanto a reparaciones. Desde el año 2009 hasta el 2017, esa empresa ha destinado un poco más de 251.000 millones de pesos para este tema.

ver más

imagen galería

ocultar

Peces, mamíferos, anfibios y reptiles corren el riesgo de morir por la contaminación que genera el crudo en su hábitat. Acá una serpiente a al que le cayó petróleo en la cabeza.

Foto: Archivo Semana

ver más

imagen galería

ocultar

Las quebradas La Lizama, Caño Muerto y el Río Sogamoso resultaron afectadas por el derrame de petróleo que se produjo en el pozo La Lizama de Ecopetrol en marzo de 2018.

Foto: Archivo Karen Salamanca/Semana

ver más

imagen galería

ocultar

En 2003 se registró una tragedia ecológica en Teyeye, 60 kilómetros de Puerto Asis, en Putumayo, como consecuencia de la voladura de un oleoducto por parte de las Farc.

Foto: Archivo Guillermo Torres/Semana

ver más

imagen galería

ocultar

En Colombia ya existen diferentes empresas calificadas que se encargan de el manejo de emergencias por cuenta de los derrames de petróleo.

Foto: Archivo Karen Salamanca/Semana

ver más

imagen galería

ocultar

Las voladuras de oleoductos producen emisiones como material particulado, dióxido de carbono y nitrógeno que terminan contaminando la atmósfera.

Foto: Archivo Guillermo Torres/Semana

ver más

imagen galería

ocultar

Puntos de control como estos son ubicados en los diferentes afluentes para contener que la mancha de crudo.

Foto: Archivo Karen Salamanca/Semana

ver más

imagen galería

ocultar

Por medio de barreras se intenta deterner el avance del crudo luego de que se registra un atentado. La meta es evitar incendios y la contaminación de los ecosistemas.

Foto: Archivo Karen Salamanca/Semana

Una táctica de guerra que nació con las guerrillas

Las voladuras de oleoductos no son un hecho aislado en el conflicto armado colombiano. Al contrario, el petróleo y otros recursos naturales han sido motivo y arma de guerra.

Hace un mes, el 17 de enero de 2019, el país lamentaba el trágico desenlace del atentado a la Escuela de Cadetes de la Policía General Santander. Hecho que puso fin a las conversaciones de paz entre el gobierno nacional y el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Este suceso, sin embargo, no fue el detonante para que la violencia promovida por este grupo guerrillero se recrudeciera. Secuestros, hostigamientos y voladuras de oleoductos no han dejado de ser noticia, siendo los atentados a la infraestructura petrolera los que siguen ocupando con más frecuencia las primeras planas.

En lo que va de este año ya han sucedido 11 voladuras. Si la tendencia continúa estos ataques superarían los de 2018, que además del costo ambiental y social, generaron un gasto de más de cien mil millones de pesos en la restauración de la infraestructura y su entorno.

Pero, ¿por qué atacar los oleoductos?¿por qué por un lado manifestar un interés en la conservación del medioambiente y por otro realizar acciones que directamente lo impactan? De acuerdo con investigaciones de expertos, el petróleo ha sido una táctica de guerra de las guerrillas, sobre todo del ELN.

Una década de atentados

4.543 KM

mide la red de oleoductos con la que cuenta Ecopetrol

2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019

ver más

2009

51 atentados

Costo de reparación:$16.348 millones

Oleoductos afectados:Caño Limón-Coveñas (OCC), Trasandino (OTA), San Miguel-Orito (OSO), Mansoyá-Orito (OMO) y Churuyaco-Orito (OCHO).

ocultar

atentados oleoductos Colombia

ver más

2010

44 atentados

Costo de reparación:$2.393 millones

Oleoductos afectados:Caño Limón-Coveñas (OCC), Trasandino (OTA), San Miguel-Orito (OSO) y Mansoyá-Orito (OMO).

ocultar

atentados oleoductos Colombia

ver más

2011

83 atentados

Costo de reparación:$15.863 millones

Oleoductos afectados:Caño Limón-Coveñas (OCC), Trasandino (OTA), San Miguel-Orito (OSO), Mansoyá-Orito (OMO) y Churuyaco-Orito (OCHO).

ocultar

atentados oleoductos Colombia

ver más

2012

154 atentados

Costo de reparación:$31.182 millones

Oleoductos afectados:Caño Limón-Coveñas (OCC), Trasandino (OTA), San Miguel-Orito (OSO), Mansoyá-Orito (OMO) y Churuyaco-Orito (OCHO).

ocultar

atentados oleoductos Colombia

ver más

2013

227 atentados

Costo de reparación:$54.985 millones

Oleoductos afectados:Caño Limón-Coveñas (OCC), Trasandino (OTA), San Miguel-Orito (OSO), Mansoyá-Orito (OMO) y Churuyaco-Orito (OCHO).

ocultar

atentados oleoductos Colombia

ver más

2014

132 atentados

Costo de reparación:$62.528 millones

Oleoductos afectados: Caño Limón-Coveñas (OCC), Trasandino (OTA), San Miguel-Orito (OSO) y Mansoyá-Orito (OMO).

ocultar

atentados oleoductos Colombia

ver más

2015

82 atentados

Costo de reparación:$34.769 millones

Oleoductos afectados: Caño Limón-Coveñas (OCC), Trasandino (OTA), San Miguel-Orito (OSO), Mansoyá-Orito (OMO) y Churuyaco-Orito (OCHO).

ocultar

atentados oleoductos Colombia

ver más

2016

51 atentados

Costo de reparación:$28.070 millones

Oleoductos afectados: Caño Limón-Coveñas (OCC) y Trasandino (OTA).

ocultar

atentados oleoductos Colombia

ver más

2017

65 atentados

Costo de reparación:$5.447 millones

Oleoductos afectados: Caño Limón-Coveñas (OCC).

ocultar

atentados oleoductos Colombia

ver más

2018

107 atentados

Costo de reparación:$57 mil millones

Oleoductos afectados: Caño Limón-Coveñas (OCC).

ocultar

atentados oleoductos Colombia

ver más

2019

13 atentados (hasta ahora)

Costo de reparación:(por definir)

Oleoductos afectados: Caño Limón-Coveñas (OCC), Mansoyá-Orito y Trasandino (OTA).

ocultar

atentados oleoductos Colombia

El ELN se involucró con el tema de la explotación petrolera desde su origen, bajo la coyuntura de las huelgas de 1963. Los integrantes del grupo guerrillero aprovecharon la movilización para brindar apoyo a los manifestantes. En 1965, el ELN realizó el primer atentado a la infraestructura petrolera, con el ataque a un oleoducto de la compañía Cities Services Intercol, cerca de Barrancabermeja.

Este hecho vino acompañado de la primera postura ideológica frente al tema, presentada por el sacerdote Camilo Torres en la plataforma del Frente Unido en ese mismo año, en un texto en el que se buscaba unificar en objetivos concretos a los sectores populares colombianos. Sobre lo relacionado a los recursos naturales y el petróleo se planteaba que su explotación se debía nacionalizar e imponer condiciones para las concesiones a compañías extranjeras.

Según la investigación adelantada por Camilo Echandía para la Fundación Ideas para la Paz, los ataques a la infraestructura petrolera no responden solo a las motivaciones económicas, son más bien objetivos sociopolíticos y tácticas militares.

“Los grupos armados ilegales interactúan con el sector de hidrocarburos a través de secuestros, atentados contra empleados y contratistas, y la extorsión. Sin embargo, los ataques contra la infraestructura petrolera son los que cobran mayor importancia para los actores ilegales, principalmente, las guerrillas de las FARC y el ELN”, afirma.

Los atentados, en muchos casos se leen como el ‘castigo’ por el no pago de extorsiones. Pero, desde otra perspectiva es la reivindicación sus contenido ‘ideológico’ nacionalista, de lucha contra la llegada de las empresas transnacionales y la vulneración de la soberanía nacional, representada en la operación de los grandes proyectos petroleros.

247.000

barriles de petróleo fueron derramados en 2013, producto de 233 atentados terroristas a oleoductos.

93.952

barriles de crudo llegaron al lago de Maracaibo (Venezuela), tras un atentado registrado en febrero de 1988 en Colombia.

45.000

barriles de petróleo terminaron en las aguas de la quebrada San Roque y en los ríos Ité y Cimitarra luego de un atentado ocurrido en julio de 1992.

1986

fue el año en el que se registró la primera voladura del oleoducto Caño Limón-Coveñas en La Donjuana, Carmen de Tonchalá.

A la luz de los hechos puede sonar contradictorio, como afirma Luis Eduardo Celis, asesor de Redprodepaz. Por un lado se defiende la soberanía y los recursos naturales, pero por otro se utilizan para dañar ecosistemas y fuentes hídricas.

“El ELN reconoce que hay un daño al medioambiente, pero dicen que la misma industria también lo afecta”, explica Celis, quien además contextualiza sobre la forma como el petróleo ha estado siempre en las mesas de diálogo.

Desde los acercamientos que se hicieron en el gobierno Samper y por supuesto, lo que se adelantó en el gobierno Santos se ha tenido en cuenta este recurso en disputa. Frente a esto se han hecho reuniones, audiencias en las que han estado las partes: ELN y Ecopetrol. Incluso, desde hace casi dos décadas la Unión Sindical obrera propuso “sacar el petróleo del conflicto”.

Los atentados más fuertes

Primera voladura

El 14 de julio de 1986, el oleoducto Caño Limón-Coveñas fue dinamitado por primera vez por el ELN, ocasionando el derrame de 45.743 barriles de petróleo. El hecho se registró en La Donjuana, municipio de Carmen de Tonchalá, en Norte de Santander.

Emergencia en El Tarra

En febrero de 1988 se presentó uno de los ataques más impactantes. En esa oportunidad fueron vertidos 93.952 barriles de crudo al lago de Maracaibo, en Venezuela. El hecho fue catalogado como la catástrofe ambiental más grande en la historia ocurrida en aguas continentales.

Siete meses de limpieza en la Ciénaga Zapatosa

El 15 de mayo de 1990, un atentado del ELN al oleoducto Caño Limón-Coveñas, en el corregimiento de Zapatosa (Cesar), produjo un derrame de más de 14 mil barriles sobre esta ciénaga, cuya área sobrepasaba las 40 mil hectáreas. Los grandes damnificados con este atentado fueron más de 1.600 familias que vivían de la pesca.

La masacre de Machuca

Una carga explosiva instalada por la guerrilla del ELN en el Oleoducto Central de Colombia, en el corregimiento de Machuca, municipio de Segovia, en Antioquia, provocó un incendio que causó la muerte por calcinación de 84 personas, la mayoría menores de edad, así como lesiones a otras 30. También fueron destruidas 46 viviendas. El hecho ocurrió el 18 de octubre de 1998.

Remedios, otra víctima

Luego de un atentado contra el oleoducto Caño Limón- Coveñas, cerca de Remedios, Antioquia, 45 mil barriles de petróleo terminaron en las aguas de la quebrada San Roque, en los ríos Ité y Cimitarra. La emergencia, sucedió en julio de 1992 y ocasionó incalculables pérdidas ambientales y sociales.

Farc regó crudo de carrotanques en vías y ríos de Putumayo

En la madrugada del lunes 8 de junio de 2015, guerrilleros del bloque Sur de las Farc interceptaron una caravana de 25 tractomulas que transportaban crudo y obligaron a 23 de sus conductores a derramar su contenido sobre la vía. Cerca de 200.000 galones del crudo (5.000 barriles) fueron derramados en una zona en la que hay varios cuerpos de agua que desembocan en el río Cuembí, que a su vez es afluente del Putumayo.

Tumaco se quedó sin agua por 20 días

El atentado de la guerrilla contra el Oleoducto Transandino (OTA), en zona rural de Tumaco el 22 de junio de 2015, causó el derrame de 10 mil barriles de crudo a las quebradas Pinde y Pianulpí, al igual que al río Mira. El ataque afectó la fauna y la flora de esa zona. Adicionalmente, 110.000 habitantes del casco urbano y 35.000 del sector rural fueron afectados por el corte del servicio de agua potable.

Catatumbo, vuelve y juega

Entre 15 y 20 años podría tardar la recuperación ambiental del río Catatumbo luego de la voladura del oleoducto al oleoducto Caño Limón-Coveñas (OCC), en la vereda Llana Baja del municipio de Teorama (Norte de Santander), el 12 de febrero de 2019. El atentado produjo la contaminación de 117 kilómetros de ese afluente y afectó a 5.000 habitantes de tres corregimientos (San Pablo, El Aserrío y La Gabarra).